Mis agujas.

Ya les presenté mis hilos y mis aros de bordar, es el turno de mis agujas.

Me gusta mucho comprarlas, también es una debilidad que no había confesado (hasta hoy), cuando voy a la mercería y pido su catálogo de agujas, por lo general me vuelvo loquita diciéndole a la encargada: deme un paquetito de éstas, y de éstas, también las chiquitas, y éstas de caneva me las puede mostrar... 

Cuánto me dijo que ya llevo de cuenta???



Además de que me gustan, es bueno experimentar y ver cuánto influye la aguja en las puntadas, aunque ese es un tema que no tengo claro, espero poco a poco entenderlo.

Aquí está la aguja más grande que tengo, la usé para coser los ojos de un oso de peluche, creo que también sirve para empastar (creo) y para telas muy gruesas, me da risa cada vez que me acuerdo cuando la compré, le dije a la señorita: deme la aguja más grandota que tenga, y me enseñó unas agujas de caneva gruesas... Me la quedé mirando y le dije: no tendrás una un poquito más grande? Y tuvo que llamar a otra chica para que me atendiera porque todas las agujas que me mostraba le decía que no :P



Éstas son unas agujas DMC que compré en una mercería de tradición aquí en Puebla, me salió algo caro el paquete, como pueden ver, no las he usado, se podría decir que las tengo de adorno :) Pero no, si no entonces para qué las compré? Cuando las use les contaré que tal.

Tengo esta cajita donde están varios de mis paquetitos de agujas, además de botoncitos y bobinas que poco a poco van siendo menos :)


Éste otro es un libro de agujas, tiene 21 agujas de ojo dorado y un enhebrador, me pareció muy bonito y he usado algunas, de hecho una de ellas no sé donde está :P



Aquí está el alfiletero que me regaló Nerea en acción, las agujas ya no andan regadas en ovillos o en la mesa, todas ya están en su lugar, y cuando son muchas, las guardo en sus paquetitos correspondientes :)


Mis otras agujas favoritas, son las agujas maravillosas, ¡Cuánto me encantan!


Tengo varias, no tantas como quisiera tener, pero cada una es especial, ya sea por el tamaño de la puntada, el largo de la aguja o el grosor de la punta, son únicas.

Ésta es la primera aguja que compré, me da algo de pena que ya no la pueda usar, pero se aflojó y se resbala el alambre que da los tamaños de las puntadas, aún así tiene su lugar privilegiado.


Ésta otra aguja rosita es la favorita del momento, está bien hecha y además es larga, es la que más estoy usando últimamente.


Ésta azul es bonita, pero he tenido algo de problemas con ella, ya que se atora el hilo en su interior, sigo buscando una solución, porque no la quiero tirar, pero tampoco quiero no usarla.


Para quien se pregunte cómo las pinté, fue fácil: usé mis esmaltes de uñas. Algunos los compré para mí pero el color no me favoreció en nada y otros son mis tonos favoritos, les dí unas cuantas capas y las dejé secar por un día entero, quedaron bien bonitas, verdad?

Las agujas doradas son las que más uso, me gusta mucho porque con ellas puedo bordar con 3 hilos de madeja, queda muy bien y el hilo me dura bastante :)


Como les dije, aunque parezcan iguales, no lo son, el largo que cada una es diferente, deberían de verme cada vez que compro agujas de este tipo, me paso mi buen rato midiéndolas y tratando de adivinar si ya tengo ese largo o no :D


 Aquí hay tres agujas maravillosas plateadas que se distinguen de las otras, en primera porque son más largas y en segunda por el grosor de su punta.


¿Pueden ver que también su punta es más larga? Eso también las diferencia de las otras, las que son doradas no tienen la punta así, además de que por su grosor se pueden utilizar hilos más gruesos :)


Esta aguja es totalmente diferente, la compré en diciembre en una tienda Parisina, y aunque no es la tradicional aguja que he conocido desde que era una niña, ha sido un agradable descubrimiento:


Viene con tres agujas de distinto grosor y dos enhebradores largos, estaba un poco escéptica sobre ella, pero me ha gustado mucho, por la aguja que es pequeñita (dos hebras de madeja caben en ella!!!) y la más gruesa, la probé en estambre y resultó exitosa!


Algo que también tiene de bueno es que tiene muchos niveles para decidir qué tan largo o corto quieres el hilo, simplemente tienes que ajustar la ruedita y listo!


¿Qué les pareció? En otra entrada especial hablaré más de mis agujas maravillosas y sus diferencias a la hora de bordar.

Espero que esta entrada les guste, me encantaría conocer también sus pequeñas colecciones :)

¡Cuídense, nos leemos pronto!